INFLUENCIADORES EN LAS COMUNIDADES


Uno de los elementos clave que debemos tener identificados en nuestras comunidades 2.0 es el de los influenciadores; aquellos sujetos que son capaces de hacer de altavoz de los mensajes de marca que lanzamos desde nuestras plataformas de medios sociales.

Al analizar la figura del influenciador, me he encontrado con dos teorías radicalmente opuestas: una mantiene que los influenciadores son pocos con capacidad de influencia sobre muchos usuarios en un mismo acto; otra mantiene que no existe tal figura, sino que en una red social determinada, los influenciadores en realidad son muchos pero con capacidad de influencia sobre pocos usuarios. Veamos las dos teorías con un poco más de detalle:

  1. La primera, la que descansa sobre la figura del súper-influenciador, es la mantenida por Malcolm Gladwell en su libro The Tipping Point. En él, Gladwell sostiene que en toda red existen una serie de individuos cuyo valor diferencial reside en el hecho de poseer un gran número de conexiones con otras redes o personas y que, de alguna manera, disfrutan precisamente haciendo llegar información relevante a su red de contactos. Esta teoría, en caso de que sea cierta, facilitaría bastante la gestión de las redes sociales; únicamente sería necesario identificar y detectar a los individuos que dentro de nuestra comunidad cuentan con esas capacidades y prestarles una atención especial a la hora de difundir nuestro mensaje de marca o nuestro nuevo producto. Tenéis algo más de detalle sobre este libro de Malcolm Gladwell y sobre la figura del súper-influenciador en este post.
  2. La segunda teoría es un poco más incómoda desde el punto de vista de gestión de redes sociales. Algunos autores, como Paul Adams en su libro Grouped, sostienen que los individuos tienen una capacidad muy limitada de que su mensaje produzca una influencia significativa, reduciendo dicha influencia a lo que podríamos llamar el “círculo íntimo” del individuo, círculo que se reduce a unas 5 personas como máximo; lo que sostiene Adams es que, aunque un individuo concreto tenga una red de contactos de 500 personas, sus mensajes son únicamente influyentes en su círculo más íntimo, reducido a unos 5 individuos, considerando mensajes “influyentes” aquellos que pueden ser capaces de mover o provocar una decisión de compra de un producto o servicio, que es en el fondo de lo que se trata. Tenéis algo más de detalle sobre el trabajo de Paul Adams en este post.

Y con qué teoría nos quedamos? Puede que suene “oportunista”, pero yo me quedo con las dos, aunque creo que se dan en entornos diferentes; es decir, creo en la existencia de la figura del súper-influenciador, pero únicamente como “elemento aislado”, como individuo con su propia legión de fans, que con un comentario en twitter es capaz de llegar a millones de usuarios y ayudar a distribuir (previo pago, eso sí) el mensaje de una marca determinada.

Sin embargo, cuando hablamos de la gestión del fansite de una marca, por ejemplo, lo más normal es que entre nuestros fans no haya un súper-influenciador, sino que lo que tengamos sea una legión de fieles influenciadores que pueden llegar a potenciar nuestro mensaje. Será más difícil su gestión, será más complicado llegar a ellos, pero sabiendo identificarlos y sabiendo dirigirnos a ellos de la manera adecuada, seremos capaces de potenciar nuestro mensaje.

Y tú, con qué teoría te quedas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s