MARCA PERSONAL II

Continuando con mi post anterior sobre este tema en el que comentaba las cualidades que a mi juicio son esenciales para poder construir una buena marca personal, voy a dedicar esta entrada a las herramientas que creo que sirven de mucha ayuda a la hora de construir nuestra reputación on-line. Si nos hemos marcado como objetivo mantener una adecuada presencia on-line y que ésta nos sirva para construir nuestra marca, deberíamos contar, al menos, con los siguientes elementos:

  1. Blog personal. Sí, soy consciente de que tener un blog personal exige cierto nivel de compromiso y organización, así como una cantidad considerable de tiempo, pero para mí es el elemento clave a la hora de desarrollar una marca personal potente. Yo tardé un tiempo en darme cuenta (podéis ver mis reflexiones en el momento de abrir este blog aquí) pero creedme cuando os digo que es el elemento esencial para asegurar una adecuada presencia on-line. Hay que pensar muy bien sobre qué tema vais a escribir, qué periodicidad de posts vais a mantener y qué estilo le queréis dar al blog, pero si hacéis un buen análisis previo de los aspectos más importantes de vuestro futuro blog, tendréis medio camino hecho. A la hora de arrancarlo, os recomiendo visitar el blog de ciudadano 2.0, en donde hay múltiples consejos y trucos que estoy seguro que os resultarán de gran ayuda. Además, en su canal de YouTube hay un montón de tutoriales muy prácticos y didácticos que son una guía muy buena a la hora de iniciarse en este mundo.
  2. Canal de YouTube. La utilidad de tener un canal propio de YouTube es doble: en primer lugar, nos permite publicar en él todo el contenido generado por nosotros, desde un slideshow, hasta un tutorial, pasando por una campaña de TV o una acción de marketing que hayamos diseñado o que nos haya llamado la atención y que queramos compartir; en segundo lugar, porque contar con un canal propio nos asegura el control sobre el “permalink” del video en cuestión; muchas veces incluimos enlaces desde nuestro blog a vídeos publicados en otras páginas web, con el riesgo de que las páginas web de destino cambien la ubicación del video en cuestión y que nos encontremos con que, pasado el tiempo, nuestro link ya no dirige al sitio que debería porque el vídeo que en su día nos interesó ya no está allí.
  3. Presencia en Linkedin. Detrás de nuestro deseo de construir una adecuada marca personal suele haber una ambición profesional, un deseo de que podamos ser considerados como un referente en nuestra profesión o sector. Es evidente que para que esto ocurra, nuestra presencia en la red profesional de más relevancia resulta esencial. Hay muchos blogs que hablan de cómo usar Linkedin de forma óptima; el que más me gusta a mí es este.
  4. Perfil de twitter. Nos permitirá tener una buena plataforma para publicar los posts de nuestro blog, así como para compartir los contenidos captados de otras fuentes que nos ayuden a reforzar nuestra marca. A la hora de compartir contenidos de otros, es importante citar la fuente, no sólo por ser justos con aquel que creó los contenidos, sino también por provocar interacción con la fuente que citamos. Evidentemente, no siempre nos van a contestar o a responder a nuestras citas, pero nos ayudará a darnos a conocer y a empezar a estar presentes en la mente del que citamos, lo cual nos puede ayudar a promocionar nuestro blog en el futuro.
  5. Presencia en Google+. Mucho se ha escrito sobre esta red social y sobre su dificultad de despegar en el mercado y hacerle sombra a la todopoderosa Facebook. El hecho es que en las últimas semanas ha cobrado especial relevancia, dado que tener un perfil en Google+ empieza a ponderar positivamente en el algoritmo de búsqueda de Google. Es decir, si quieres asegurarte de que tu página ocupe los primeros puestos, estar en Google+ te aporta puntos adicionales; no hay mucho más que decir al respecto…aquí os dejo una buena entrada sobre Google+ en el blog de Ciudadano 2.0
  6. Presencia en Facebook. Si lo que buscáis es posicionaros profesionalmente, creo que estar o no en Facebook de forma activa y utilizarlo como elemento integrante de nuestra marca personal no es muy relevante. No obstante, no hay que perder de vista que estamos hablando de la primera red social en España y en el mundo y que, aunque no la usemos para construir o reforzar nuestra marca, deberíamos asegurar nuestra presencia en ella.
  7. Agregador de redes sociales. Con todo este mapa (blog, YouTube, Linkedin, Google+, Twitter, Facebook) resulta muy interesante contar con un único sitio en el que podamos agrupar toda nuestra presencia en redes sociales. La herramienta que yo uso es about.me. Se trata de una aplicación que te permite crear tu propia web personal en la que puedes desplegar, además de una breve descripción de tu perfil, un link directo a todas las redes sociales en las que tengas presencia. Aquí os dejo un link a mi perfil para que lo veáis. Adicionalmente, la web cuenta con un servicio que te permite diseñar tus propias tarjetas de visita que incluyen, además de la imagen de tu página por el reverso, un código BIDI junto a tu nombre que te lleva directamente a tu perfil de about.me. Desde mi punto de vista, se trata de una tarjeta de visita bastante impactante y original, que nos puede ayudar a reforzar nuestra marca personal.

Os animo a trabajar en vuestra propia marca personal y a compartir vuestras experiencias en el blog.

MARCA PERSONAL I

Esto de la marca personal en realidad es un concepto bastante antiguo. Lo que se solía llamar antes “tener nombre” o “prestigio” en un sector, una industria o una compañía, se llama ahora tener marca personal. Antes, el canal de comunicación de nuestra marca personal o de nuestro prestigio se limitaba al boca a boca o a las referencias personales que nuestros colegas profesionales podían dar de nosotros. Ahora, los canales de comunicación de nuestra marca personal han cambiado; la capacidad de extender nuestra marca personal al mundo depende más de nosotros mismos que de terceros. Las posibilidades que nos ofrece la web a la hora de construir y desarrollar nuestra marca personal son prácticamente ilimitadas.

En el blog de Enrique Dans hay una entrada interesante sobre marca personal que merece la pena ver. En ella, Enrique basa la creación de la marca personal en el trabajo de cada uno, es decir, en la capacidad de cada uno de crearse su propio nombre o prestigio, extendiendo luego esa marca personal a través de los canales que nos brinda internet. Aunque la visión es buena, me parece un tanto simplista. Creo que lo que conforma nuestra marca personal (nuestra identidad, al fin y al cabo) es una serie de valores humanos que es importante conocer y cultivar y que creo que son el fundamento para construir una buena marca personal. Hace unos meses leía un libro de Luis Bassat que se llama Inteligencia Comercial y que me resulta muy útil para ilustrar esta idea. En el libro, Luis enumera una serie de valores (37, creo que se dejó pocos por el camino!) que considera que le han ayudado a él a desarrollar su inteligencia comercial. De los 37, yo me quedaría con 12, que considero que son fundamentales a la hora de desarrollar una buena marca personal. Ahí van:

  1. Decisión: Capacidad para determinar cuál es el problema, cuáles son sus posibles soluciones y qué solución, de entre todas las posibles, es la óptima
  2. Capacidad de aprender, de la que ya hablaba en mi post del Principio de Peter
  3. Ejemplaridad: en alguno de mis posts he dicho que se lidera con el ejemplo, no con las palabras.
  4. Entusiasmo: y no hablo de hacer nuestro trabajo con mayor o menor alegría. Hablo de “creernos” lo que hacemos, de estar convencidos de que nuestra idea o línea estratégica es la correcta y que merece la pena nuestro empeño y el de los demás en que salga adelante
  5. Gratitud: el arte de saber agradecer siempre. Agradecer a los colaboradores, a los jefes, a los lectores, a los clientes, a los que nos critican y a los que nos apoyan. Son, en definitiva, los que nos hacen crecer.
  6. Honradez, o capacidad de demostrar rectitud e integridad en todo lo que hacemos
  7. Humildad, de la que he escrito también en mi entrada del Principio de Peter.
  8. Ecuanimidad, o la capacidad de obrar con justicia a la hora de tomar decisiones
  9. Optimismo, valor al que le he dedicado un post entero y que considero esencial
  10. Saber escuchar, el cual tenéis desarrollado en este post
  11. Valentía. Aún no he conocido a nadie que haya sido capaz de tener ascendencia sobre sus equipos siendo un cobarde. Hay que tener el arrojo suficiente a la hora de tomar decisiones, arriesgar y sobreponernos al miedo a equivocarnos. Podéis leer algunas reflexiones sobre el miedo en mi post del Principio de Peter
  12. Voluntad: tener capacidad de llevar a cabo lo que nos propongamos, nos cueste lo que nos cueste, con tesón y perseverancia

En suma, la marca personal no consiste en tener nuestros perfiles sociales al día o en preocuparnos de twittear algo todos los días para que nuestros seguidores se acuerden de nuestra existencia. La marca personal se construye con valores humanos y con años de trabajo. Y como construir nuestra marca personal no deja de ser trabajar en nuestro branding, es tan fácil como seguir los principios básicos del marketing a la hora de trabajar en ella y darla a conocer.

En un futuro post comentaré las dos o tres herramientas que a mi juicio debemos tener en cuenta a la hora de comunicar nuestra marca personal al mercado.

Espero que os haya resultado interesante. Os animo a dejar vuestros comentarios en el blog.