EL GOLDEN GATE


Pues sí, ya lo habéis visto; la foto de entrada al blog es del Golden Gate. No hace mucho, tuve la oportunidad de visitar San Francisco y me encantó. La ciudad es bonita, acogedora y bien preparada para recibir al turista. Una de las visitas obligadas es, por supuesto, el Golden Gate. Una espectacular obra de ingeniería de los años 30; 6 carriles, 67 metros de altura, 1.280 metros de longitud y que tardó 5 años en ser construido. Empezaron con un presupuesto de 27 millones de dólares y acabó costando 35 millones. Una “pequeña” desviación de presupuesto del 30%; cuando analizamos proyectos complejos de largo plazo, es muy habitual ver este tipo de desviaciones. Hay un libro muy interesante que se llama Thinking, fast and slow, del premio Nobel de economía Daniel Kahneman, en el que precisamente habla de cómo nuestro cerebro toma decisiones y aborda situaciones complejas (entre ellas las de realizar presupuestos a largo plazo en la que intervienen gran cantidad de variables). Le dedicaré algún post en cuanto pueda, ya que desde la perspectiva de marketing, no hay nada más interesante que saber el proceso que sigue nuestro consumidor a la hora de tomar decisiones.

De vuelta al Golden Gate, una de las razones por las que me gusta es porque lo considero un elemento de branding potentísimo. Todo el mundo es capaz de identificar San Francisco con la foto del Golden Gate; es la seña de identidad más significativa de todas las que tiene la ciudad y probablemente haya atraído un flujo de turistas (clientes) y de ingresos (rentabilidad) constante desde que se inauguró. Es muy difícil de calcular, pero estoy convencido de que lo que costó (35 millones de dólares de 1937, que suponen 451 millones de dólares de hoy) ha sido recuperado con creces, no sólo en términos de servicio público sino en términos de ingresos para la ciudad.

Y qué es el branding? Se suele decir que es el proceso de construcción de una marca, en la que intervienen fundamentalmente tres elementos:

  • Naming o elección y desarrollo del nombre elegido para la marca en cuestión
  • Posicionamiento de la marca, o lo que es lo mismo, definición del lugar que queremos ocupar en la mente de nuestro consumidor
  • Desarrollo de marca o conjunto de acciones de marketing y comunicación que llevemos a cabo para lanzar y reforzar la marca definida

Lo importante también es saber qué buscamos a la hora de hacer branding, o lo que es lo mismo, para qué sirve. Yo tengo identificadas cuatro utilidades diferentes:

  • Para ser reconocidos por el consumidor actual o potencial
  • Para reunir en un único elemento todos los atributos de nuestro producto (o al menos los más significativos)
  • Para diferenciarnos de nuestra competencia
  • Para permanecer en el recuerdo de nuestros consumidores

En el caso del Golden Gate, el naming se reduce a la mera imagen del puente, totalmente reconocible por cualquiera; a través de esa imagen la ciudad consigue reconocimiento, diferenciación y recuerdo…y en suma, visitas e ingresos, que es de lo que se trata.

Hoy día se ha puesto bastante de moda el concepto de Personal Branding, del que escribiré en un futuro post.

En todo caso, la polémica suele venir del hecho de que construir una marca lleva tiempo y considerables sumas de dinero, de manera que no todas las empresas o los comités de dirección están dispuestos a invertir grandes sumas con previsiones de retorno a medio o largo plazo y esto acaba por destruir o dañar una marca.

Espero que estas reflexiones os resulten interesantes. Os invito a dejar comentarios al respecto desde vuestra perspectiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s